25 oct. 2011

Lo hubo.

Hubo alguien que se apoderó de tu piel y te estremeció; //

hubo quien te tuvo cautiva de deseo; //

hubo un momento en que tus besos lo desbordaron, tus caricias marcaron su cuerpo y tus proyectos ocuparon su mente;//

hubo espacio en que la pasión te desencajó y perdiste la noción de tu nombre en manos ajenas; //

hubo tiempos en que tu figura lo transformó en un ser lujurioso capaz de buscar tu respiración para dar el próximo paso; //

hubo un día en que creyó ser tu dueño para satisfacerse, para sentirse un claro ejemplar masculino y apoderarse de tu carne; //

hubo un gozo tuyo que no me perteneció, un gemido basado en otro movimiento, una caricia que regalaste con destino errático; //

hubo una felicidad más o menos transitoria que fue en sus brazos, una sonrisa que entregaste y una transpiración que quedó impregnada en otro cuerpo; //

hubo quien te desnudó, te marcó con su deseo y te llevó a cielos y mares que nunca recorriste; y, luego, soñaste la próxima vez; //

hubo una boca que saboreó tus pechos, una mano que acarició tu intimidad más íntima y unos ojos que te disfrutaron; //

hubo un minuto en que tu nombre fue confundido con la sangre galopante del corazón y tu interior recibió el desenfreno que generabas. //

Lo hubo // Vení, dame tu mano y caminemos bajo este sol brillante y el cielo azul que nos abrazan hoy de una forma singular.

No hay comentarios: